Vístete con tu Marca Personal

Hay días, pocos, en los que te das cuenta de cómo mucho de lo que nos rodea lo convertimos en una exigencia en nuestras vidas. Si a eso le sumas que algunas personas somos sumamente autoexigentes, la presión está asegurada. Permíteme corregir, no somos autoexigentes, nos comportamos de forma autoexigente. Porque todo comportamiento es susceptible de ser modificado, del mismo modo que alguna vez fue adoptado por nosotros.

Como emprendedor, vivo en una constante búsqueda de aquello que mejore mi proyecto y su beneficio para mis clientes. Y muchas veces no es tan grave todo lo que buscamos como el “cómo afrontamos” aquello que queremos alcanzar. 

¿Sabes qué he descubierto en los últimos meses? Que la mejor forma de afrontar muchas cosas es desnudarse ante ellas. Y eso es lo que voy a hacer en este post. Bueno, en realidad lo hago en todo lo que escribo. Tranquilidad, no vas a ver nada que no quieras ver, y lo que veas será probablemente tan tuyo como mío.

Una de las cuestiones que un emprendedor ha de afrontar sí o sí en su camino es su Marca Personal. Hoy oímos mucho hablar de Marca Personal, y de lo importante que es, sin duda alguna. Así que, si todo el mundo habla de ello, habrá que construirse una Marca Personal, ¿no?. Pues venga, ¿por dónde empiezo?

Cuando te vistes con algo que no es tuyo

(Ojo, entro en modo ironía) 

Para empezar, me voy a crear un estilo, sí, algo de impacto, aprovechando las maravillosas lecciones que me dan a diario unos señores que tienen (supuestamente) abultadas cuentas bancarias y ya tienen el éxito que, teóricamente, es al que yo también debo aspirar. Las miles de imágenes de coches, mansiones, jets, piscinas con vistas y gimnasios fashion no pueden estar equivocadas. Los perfiles en redes sociales sobre el éxito dorado no están aquí para engañarme, ¿qué sentido tendría? 

Lo siguiente será asumir que si no lo logro tal cual me dicen en sus webinars o eventos, será porque no lo he entendido bien, no vibré en la frecuencia adecuada o no hice la técnica de Alto Impacto que me recomendaron pagar. 

Y para terminar, voy a grabarme a fuego todos los artículos que empieza con títulos como “Las 3 únicas cosas que sí o sí has de hacer para…”. Así me cargo de obligaciones para aumentar mi autoexigencia a niveles nunca vistos y evitaré ver mi cansancio, el sufrimiento, la realidad, mi infelicidad,..

(Salgo del modo ironía)

Y toca desvestirse

Evidentemente, y para mí, esta es la forma errónea de hacerlo. Mejor dicho, no entremos en “errónea” o “acertada”. Esa es la forma en que YO no quiero hacerlo. Ahora es cuando me desnudo, lo sé, estabas esperando que no llegara este momento, pero toca. 

Yo no puedo decir que mi proyecto de emprendimiento haya tenido éxito, a día de hoy. No sé si mañana lo tendrá, este u otro proyecto. Pero he aprendido muchísimas cosas, cosas técnicas propias de la era digital que vivimos y también cosas muy humanas en mí mismo. Estas últimas son de un valor incalculable, y nadie me las podría haber enseñado en un seminario porque únicamente podemos verlas cuando dejamos de estar en lo de fuera y nos encontramos con nuestros miedos cara a cara. 

Una de esas cosas, y voy a hablar por mí, es que mi Marca Personal es imposible construirla si no es desde mi YO más genuino. Y aunque esto parezca de perogrullo, no soy el único ni lo seré que se ha lanzado a “construirse” sin antes “de-construirse”. Es como cuando quieres mejorar una web antigua a base de ponerle plugins diseñados por terceros. No! Conseguirás que la web sea lenta, y esté parcheada por todos lados. (Ya os dije que he aprendido mucho a nivel técnico).

“Mi Marca Personal es imposible construirla si no es desde mi YO más genuino”

Te encuentras con lo que eres

Formatea, desnúdate ante ti mism@, toma una pausa para saber quién eres y desde ahí construir tu marca personal, porque será genuina y, sobre todo, la que marque tu diferencia. ¿Suena fácil? Quizá suene fácil en una imagen motivacional: “Sé tú misma, como los unicornios”. En realidad es fácil para mucha gente, afortunadamente para ellos. Hay personas que tienen esa capacidad de ser ellos mismos, y curiosamente no suelen ser los que lo van gritando a los cuatro vientos. 

Pero intuyo que somos una gran cantidad de personas, las que, en ese descubrir quienes somos, nos vemos perdidos, dudosos e incluso frustrados por encontrarnos con más preguntas que respuestas. Y quizá nuestro viaje por esta vida sea un continuo aprender quienes somos. 

Pues bien, reconocerlo es el primer paso para tener una base sobre la que empezar a construir más adelante tu Marca Personal Genuina. Pero además de reconocerlo, también es necesario:

  • Observarse para desarrollar un autoconocimiento sincero
  • Aceptar que somos vulnerables
  • Reconocer nuestros miedos
  • Sabernos limitados (sí, lo somos, en tiempo, energía, vida, salud, conocimiento,…)
  • Saber que esto no es malo, está ahí como lo están los gases de tu intestino. Ya sabes, “mejor fuera que dentro”. Y perdón por el lenguaje escatológico. 

Empiezas a tomar decisiones conscientes

Con todo esto yo, tras mi experiencia personal, he optado por:

  • Alejar de mis redes sociales y mundo off line a vendehumos y sus consejos enlatados. Será en mi propio conocimiento donde halle las respuestas.
  • Dejar que se derrumben mis cimientos, sin miedo, confiando en mi capacidad de reconstruirlos en la manera que deben hacerlo.
  • Pedir ayuda a la gente bonita y verdadera que me he encontrado fuera de las pantallas, por ejemplo a Elena Arnaiz como mentora genial y experta en Gestión del Talento, o a la que hoy es mi encantadora psicoterapeuta Ana León  Porque aceptar que somos vulnerables pasa por tener la valentía de pedir ayuda. Incluso los que acompañamos a personas en sus proyectos o mejoras de vida, necesitamos que otros nos acompañen a nosotros. 
  • Asumir que aún tengo una labor larga por delante conmigo mismo, pero ya sé que mi marca personal va a surgir de mi corazón y no (únicamente) en mi cabeza

Es lo más parecido a desnudarse. Nos quitamos prendas y dejan de importar las marcas en la piel, las imperfecciones, las cicatrices en el corazón, las formas impuestas, lo establecido como bueno o malo,… ¿Acaso no brilla más un cuerpo desnudo? 

“…con cada imperfección, con cada historia que dejó una marca en tu cuerpo, con aquello bonito que tenemos…”

Creas el espacio para conectar mejor

Para llegar a tu cliente y sus necesidades, este ha de desnudarse también, pero no lo hará si tú no creas ese espacio de seguridad para verlo tal cual es. Ese espacio sólo lo podrás generar si tú te has dado permiso para desnudarte previamente y entiendes de qué va lo de ser humanos tratando con humanos.

Es esa desnudez tuya y mía, en la que podremos tatuar sobre la piel nuestra marca personal, con cada imperfección, con cada historia que dejó una marca en tu cuerpo, con aquello bonito que tenemos y con el brillo de la piel expuesta para los demás. 

Tutoriales, manuales y libros hay muchos, los redactados por la “tribu” de Elena Arnaiz son una buena recomendación. Elige siempre sabiamente para que tu YO más genuino sea la base de esa Marca Personal que enamorará a tu cliente y a las personas que te rodean.

Sin que tenga que ser un drama

Antes de acabar este striptease, quiero compartirte un secreto más, por si te aporta algo: 

“Siento que es posible construir una Marca Personal más genuina cuanto más humor le pongo a todo esto que me rodea, a mis circunstancias y a mis puñetas internas. Llevar consciencia sobre uno mismo, vivir el presente, asumir que todo se puede acabar hoy y reflexionar no están para nada reñidos con el humor y reírse hasta que te duela el estómago de las carcajadas

¿Por dónde vas a empezar tú?

 

Feliz Viaje!

1 Comment

  1. Silvia 05/06/2019 at 1:24 pm

    La marca personal deja de serlo en cuanto no nos mostramos como realmente somos, porque nos desdibujamos. Lo que marca la diferencia es la misma diferencia respecto al resto de seres humanos, no?. Yo, como periodista, sigo en esa búsqueda, no siempre la encuentro y además va cambiando en la medida en que lo hago yo (y mi entorno profesional), pero sí he aprendido que no tengo que ser quien no soy, y tú me lo acabas de recordar. Así que desnudarse, como dices, me parece la mejor forma de afrontarlo todo, incluyendo eso que ahora llaman Marca Personal. GRACIAS por este súper post

    Reply

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *